Conoce la primera casa autosuficiente del mundo y olvida las cuentas de agua y luz para siempre

Una casa ecológica tiene muchas ventajas y todas ellas se ven acentuadas en el proyecto de la primera casa autosuficiente del mundo llamada Casa Martina.

El ciudadano español José Vaquero ha trabajado muy duro en su proyecto de “casa pasiva” (casas que tienen un mínimo consumo energético, o sea, son independientes energéticamente) y ha conseguido crear la primera casa autosuficiente del mundo. Sí, si vivieras en esta casa, no tendrías que pagar agua, ni luz y no dependerías en absoluto de las compañías eléctricas.

Esta casa se encuentra a 40 km de Madrid y ha sido bautizada como “Casa Martina”, obtiene energía sólo de fuentes renovables ya que contiene sistemas de energía fotovoltaica, solar térmica y geotérmica, pero esto no es suficiente para la construcción de este tipo de viviendas, todo debe ser estudiado milimétricamente, la ubicación, orientación, aislamiento y que los recursos naturales puedan ser explotados al máximo, esto hará que el funcionamiento de esta casa sea el óptimo.

En cuanto a ventilación, la casa cuenta con un pozo canadiense, esta es una instalación que hace que el aire exterior a la casa pase por debajo de la tierra y así se tempere y a su vez permite también que el aire salga de esta, de este modo la casa se mantiene fresca en verano y cálida en invierno, cuando la energía de este pozo no es suficiente se usa la energía de la instalación térmica.

En cuanto al agua, la casa contiene una red de recogida y tratamiento de aguas pluviales y grises, esta abastece dos depósitos que permiten aprovechar el agua para llenar las cisternas de los inodoros, regar las zonas verdes y un pequeño invernadero en la casa.

José afirma que cada casa tiene un coste distinto, ya que son diseñadas en función del cliente, pero que al cotizar debemos tener en cuenta que el precio se justicia con el no pago de cuentas de electricidad y agua.

José Vaquero, nos cuenta que fue muy difícil terminar este proyecto: “España es el único país del mundo que penaliza la energía solar, si quieres consumir la energía de tus propios paneles solares debes pagarle a las compañías eléctricas una tasa, una penalización. Es como plantar un huerto y tener que pagarle al supermercado por consumir tus propios tomates”. Esto claramente dificultó su trabajo, pero no sus ganas de lograr su objetivo, esperemos que pronto este tipo de construcción se viralice a través del mundo.