Video: Parece un sofá común y corriente, pero espera a verlo luego de su transformación

El crecimiento de la población es un problema al que el mundo se está enfrentando en la actualidad. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), sólo el 34% de la población mundial vivía en áreas urbanas en 1960 — el año pasado, dicho porcentaje escaló hasta el 54%. Con expectativas de que la media de ese crecimiento se mantenga por encima del 1.5% entre 2015 y 2025, es bastante probable que la mayoría de nosotros tengamos que acostumbrarnos a usar mobiliario multiuso.

Un mueble que puede hacer las veces tanto de otomana como de mesita del salón es definitivamente más útil para alguien que está preocupado por el espacio que un mueble que sólo puede cumplir una de las dos funciones. Las camas plegables, conocidas en EE. UU. como Murphy Beds gracias a su inventor William Murphy, se inventaron hace más de 100 años, pero el mobiliario transformable ha recorrido un largo camino desde entonces, como queda claro mediante este sofá diseñado por ProTeas, una fábrica de muebles originaria de Grecia.

Interesantemente, parece que cuando William Murphy fabricó la cama, la razón no era una preocupación por el espacio. Alrededor de finales del siglo 20, no era apropiado que una mujer entrara en la habitación de un hombre, lo que resultaba problemático para Murphy en su pequeño estudio. De acuerdo con la leyenda, diseñó la cama plegable para que su apartamento luciera como un salón en lugar de como un dormitorio. Un siglo después, estamos retornando a las técnicas murphyrescas, pero por razones completamente distintas.

La cama plegable de Murphy no es ni mucho menos el único ejemplo de mobiliario transformable que puede encontrarse hoy día, ni siquiera uno de los más interesantes. Bedup, una compañía francesa de alta categoría, ofrece lujosas versiones de camas plegables, pero éstas bajan del techo, en lugar de plegarse sobre la pared. Al contrario que lo concebido por Murphy, estas piezas parecen quedar muy bien – es difícil imaginar un espacio, grande o pequeño, que no reluzca con la adición de una de estas camas.

Para las personas con niños, una litera puede ser la opción más lógica. Aunque existen las literas plegables, el sofá que aparece en el vídeo abajo es una solución mucho menos engorrosa. Sería un añadido maravilloso a cualquier habitación infantil, especialmente si los niños quieren tener amiguitos invitados. No se pierdan el vídeo abajo. Invitamos a los lectores que lo hayan disfrutado a conectarse con nosotros a través de Facebook, ¡o abajo, en los comentarios!

F: sfglobe.es